Ἐγώ εἰμι ὁ ποιμὴν ὁ καλός

oveja saltando curiosa

Ἐγώ εἰμι ὁ ποιμὴν ὁ καλός Ego eimi jo poimen jo kalós

Dr. Marco Huerta

La expresión griega en nuestro encabezado, se traduce como; “Yo soy el pastor, el bueno” (Juan 10:11). La palabra que toma nuestro interés en esta reflexión, es el adjetivo “bueno”. La palabra griega de “bueno” es καλός kalós.

Este vocablo denota la idea de “excelente, consecuente, competente”(1). Dicho término no se relaciona tanto con la idea de bondad, docilidad o afabilidad, aunque están implícitas en la calidad moral del buen pastor.

El adjetivo kalós es aplicado o usado como un término que expresa la calidad inherente de una persona y la excelencia de su trato hacia los demás. También se puede entender, como la perfecta sintonía entre el ser y el hacer.

En la afirmación de Juan, al señalar que el pastor es bueno, se está enfatizando que el “pastor” responde plena y perfectamente a lo que esperaríamos de él. No hay ninguna arista paradójica. El pastor no podría mostrar una imagen o actitud, distante a lo que su posición y naturaleza misma simboliza; de lo contrario no sería bueno (kalós). Perdería completa credibilidad, si actuara distinto a lo que representa. Es como lo que sucede a menudo con los que representan la justicia y equidad social; estos pierden credibilidad social, cuando actúan con deshonestidad y corrupción. Pierden su nivel de kalós.

Jesucristo se proclama como él Pastor (poimén) él bueno (jo kalós), no sólo por su inherente virtud de su ser completo, sino también, por la belleza de sus virtudes relacionales. El es bueno (kalós) en su ser interior, en su relación con los justos y en los frutos de su obrar. La calidad de su trato interpersonal, es una fiel evidencia de su calidad innata. En el buen pastor, hay virtudes internas propias de su ser que son completas y perfectas, y que se reflejan afinadamente en su trato relacional hacia los suyos. Esto es el testimonio de la indisoluble armonía entre su ser y su hacer. No hay inconsecuencia en Jesús como el “buen (kalós) pastor (poimén)”. Más bien, hay una perfecta armonía entre lo que es en esencia y lo que hace en evidencia. No hay un doble estándar, inconsecuencia existencial o doble apariencia; de lo contrario no sería El, el buen Pastor.

Contemplando la belleza del ser de Jesús como el buen pastor, nos queda con humilde actitud reconocerlo como nuestro perfecto modelo de ministerial. En él, entendemos que nuestras acciones deben ser dirigidas por las más altas y nobles motivaciones. Somos llamados a ser buenos (kalós) ministros; viviendo una armónica ontología del ser y el hacer. La excelsitud de nuestro ser interior y la calidad de nuestro trato, garantizan frutos que bendice al pueblo y glorifican a Dios. Sin embargo, el doble estándar sólo jugará detonantemente en contra de nosotros. La falta de limpidez ministerial, traerá nefasta consecuencias.

Nos ha hecho mucho daño la falta de congruencia y armonía ministerial. La tendencia a preocuparse más por profesionalizar el quehacer ministerial, podría hacernos descuidar el valor de lo íntegro. Descuidar nuestro mundo íntimo (matrimonio y familia), predicar lo que no vivimos o preocuparnos de una engalanada apariencia ministerial, desatendiendo la ética personal, sólo nos llevará a una vacua inconsecuencia.

Escuche a mi padre decir; he luchado no para ser un pastor perfecto, sino un pastor que bendice con una buena palabra y que cada día se esfuerza para que mi trato pastoral sea consecuente (kalós) y de calidad. Me gusto y la tomé como mi propia arenga; no soy perfecto, pero me esfuerzo para ser consecuente (kalós) y de bendición. La iglesia necesita y se merece ser dirigida por buenos (kalós) pastores; íntegros en su ser interior y efectivos en su trato relacional. Ser consecuente no es una opción existencial, sino un indefectible testimonio de nuestra verdadera autoridad ministerial, de lo contrario, no podríamos hablar de aquello que no somos, ni mucho menos de lo que presumimos tener.

(1) Jaime Bite y Marco Huerta, “Cristo en Juan”. Revista Reino de Dios, vol. 3, Agosto 2007, pág. 12

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License

Marco A. Huerta. Hay autorización para usar este documento o citar partes de interés en cualquier formato. Se pide mencionar siempre al autor y la fuente. No alterar el contenido. Cualquier otro uso consulte a marcohuertav@gmail.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s