DIOS FIEL; relectura a Deuteronomio 7:9

si-confesamos-nuestros-pecados-diosDIOS FIEL; relectura a Deuteronomio 7:9

Dr. Marco A. Huerta

Deuteronomio 7:9 dice: “Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel”.  Esta doxología, muy propia en la literatura antiguo-testamentaria, nos muestra la fidelidad de Dios, como una realidad esencial de su ser. La expresión hebrea הַֽנֶּאֱמָ֔ן (hanne’eman) הָאֵל֙ (ha’el), literalmente se traduce como “el Dios fiel”. Esta expresión hebraica, nos ayuda a entender la fidelidad como una evidencia visible de su naturaleza espiritual. El escritor de este verso, señala que la fidelidad es el testimonio fehaciente de que Jehová es Dios. Interesante, como se presenta la fidelidad como evidencia de la deidad de Jehová. Esto significa que si Dios es fiel, entonces por naturaleza no podría ser infiel. De lo contrario sería inconsecuente, no sólo con el deleite de su perfecto ser amoroso, sino que además, con la esencia íntegra de su propia naturaleza. El Dr. Domínguez en su ensayo “Perfecto Dios” (Ensayos Teológicos. Universidad de San Damaso. 2000), señala que hay virtudes claves en Dios que dan evidencia de su absoluta deidad. No cabe duda, que la fidelidad es una operación esencial, que evidencia su perfecta y absoluta deidad. Si Dios es infiel, tendríamos evidencias irrefutables para dudar de su naturaleza aseidalmente divina, sin embargo, no hay tales evidencias, porque Dios es eternamente fiel.

Dios fiel no vacila ni renuncia a su Palabra. Renunciar a su Palabra, sería renunciarse a si mismo, ya que su Palabra da testimonio de su perfecta deidad. Mi fe en El, es por el testimonio de su Palabra en mi. Dios ha sido fiel a su Palabra, por lo tanto, siento la plena confianza en su fidelidad. Las promesas dan testimonio de su fidelidad, y Dios nunca renunciará al testimonio de su promesas.

La Biblia no tiene la preocupación de hacer una apología de la fidelidad de Dios, sencillamente las Sagradas Escrituras dan por hecho de que Dios es fiel. No da lugar a incertidumbre, ya que la misma existencia de sus promesas, es señal de su eterna y perfecta fidelidad.

Dios es fiel a lo que ama y su amor es sin medida alguna. Sus promesas son evidencias de su amor sublime y perfecto. En cada promesa, está contenida la plenitud de su ser amoroso. Las promesas son testimonio de su amor como naturaleza, y Dios es fiel a dicho testimonio.

Entonces; ¿Por qué dudar de El? ¿por qué dudar de su fidelidad? Dios es fiel; su Palabra lo dice y sus promesas son testimonio de su perfecto ser. ¿Por qué dudar entonces de sus promesas, si son el testimonio de su misma existencia? Dudar de su fidelidad, es dudar de su misma existencia. Si Dios es infiel, entonces no es Dios, sin embargo, Dios eternamente ha sido y seguirá siendo fiel.

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License

Marco A. Huerta. Hay autorización para usar este documento o citar partes de interés en cualquier formato. Se pide mencionar siempre al autor y la fuente. No alterar el contenido. Cualquier otro uso consulte a marcohuertav@gmail.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s